CUOTAS DE LA ASOCIACIÓN 2018

Algunos socios de la Asociación están consultando por correo o por whatsapp si pagan o no la cuota de la Asociación del año en curso. Estamos contestando que, si quieren seguir siendo socios, deben de pagar la cuota ya que la Asociación, en estos momentos, está completmente en activo. Se supone que las dudas surgen por la dimisión en bloque de la Junta Directiva.

Si se contesta que sí deben pagar la cuota es porque estamos completamente seguros que, de la Asamblea General Ordinaria, que se celebrará el próximo 31 de Marzo en Acebedo, en el local de costumbre, surgirá una nueva Junta Directiva que seguirá adelante con la Asociación. Lo que si debe de quedar meridianamente claro es que la Asociación no podrá seguir adelante sin Junta Directiva ya que no lo permiten los Estatutos. Es necesario que se constituya una nueva Junta Directiva que pueda organizar y coordinar los actos que pretenda celebrar la Asocición. Deben de pedir permiso al Excmo ayuntamiento de Acebedo para celebrar actividades y confirmar (o cambiar si lo desean) el seguro de Responsabilidad Civil que la Asociación tiene contratado, desde hace tres años, con la compañía Maphre y que ha cubierto todas y cada una de las actividades que se han celebrado desde entonces.

La posible nueva Junta Directiva cuenta con una estructura completamente consolidada, con una masa social cercana a los 500 socios y con un fondo económico muy considerable. En estos momentos de 11.446,86 euros, a falta de ingresar la práctica totalidad de las cuotas de este año. Por tanto, no se empieza de cero. La nueva Junta Directiva tiene el 90 % del trabajo hecho. Y para organizar y programar actividades estaremos ahí para ayudar en todo lo que sea posible. Pero tiene que haber, al menos, un nuevo Presidente, nuevo Secretario, nuevo Tesorero y, al menos, dos vocales. No es posible que entre quinientos socios y socias no haya cinco valientes y valientas, como se dice ahora, que permitan que la Asociación se termine. Si eso llegara a suceder, es triste decirlo, pero se demostrará que Acebedo no se merecía la Asociación de lujo que tenía, una de las más importantes de toda la provincia, por número de socios/as y por actividades organizadas.

Desde aquí animamos de verdad a aquellos y aquellas que se lo están pensando. Que no quieren que la Semana Cultural se termine, que desean que Acebedo siga disfrutando de la amistad y concordía que supone la celebración de las Semanas Culturales. Que den un paso al frente y tendrán todo nuestro apoyo y el seguro agradecimiento de todos los socios y socias.

Noqueremos aventurar nada. Pero tampoco se debe ocultar que, de no llegar a formarse Junta Directiva, no quedará otro remedio que aplicar los Estatutos, en lo que se refiere a la disolución de la Asocición. Estos son:

CAPITULO VI. DISOLUCION Y LIQUIDACION DE LA ASOCIACION  

Artículo 30º

La Asociación se disolverá:

•  Voluntariamente cuando así lo acuerde la Asamblea General Extraordinaria, convocada al afecto, por un número de asociados no inferior al 10 %.

•  El acuerdo sobre la disolución requerirá mayoría cualificada de las personas presentes o representadas, que resultará cuando los votos afirmativos superen la mitad. (Art. 12 LO 1/2002)

•  Por las causas determinadas en el Artículo 39 del Código Civil. Si por haber expirado el plazo durante el cual funcionaban legalmente, o por haber realizado el fin para el cual se constituyeron, o por ser ya imposible aplicar a éste la actividad y los medios de que disponían, dejasen de funcionar las corporaciones, asociaciones y fundaciones, se dará a sus bienes la aplicación que las leyes, o los estatutos, o las cláusulas fundacionales, les hubiesen en esta previsión asignado. Si nada se hubiere establecido previamente, se aplicarán esos bienes a la realización de fines análogos, en interés de la región, provincia o Municipio que principalmente debieran recoger los beneficios de las instituciones extinguidas.

•  Por sentencia judicial firme.

Artículo 31º .- En caso de disolución, se nombrará una comisión liquidadora la cual, una vez extinguidas la deudas, y si existiese sobrante líquido lo destinará para fines que no desvirtúen su naturaleza lucrativa, concretamente a fines sociales.

 

DIOS NO LO QUIERA.